Home

Celete mirar

Mujer sofa

Y tus ojos celestes como el cielo
son antojo obstinado, persistente
esas perlas brillantes tan presentes
me perturban, alientan mi desvelo

 

Y pretendo olvidarlos mas no puedo
desatino convertido en obsesión
picardía transformada en gran pasión
una vez y otra vez de vuelta al ruedo

Tu mirada me clama prisionero
y me entrego no existe oposición
no me importa que opine la razón
pues saber de tu miel es lo primero

Y me ofrendas mil besos, tu pericia
y tu piel de seda, tu pudor
corresponde mi ternura, mi candor
y mis manos calientes te acarician